El soñador que sólo quería tocar un blues

Me pase toda la última etapa de la tesis agobiado de escribir sin necesidad de hacerlo. Siempre tuve la suerte de escribir porque necesitaba hacer algo. En ese sentido fui afortunado, siempre pude hacer lo que me salía de dentro.

Mientras terminaba de escribir sólo tenía un pensamiento, acabar para aprender a tocar la guitarra y pasarme horas tocando Blues. ¿Por qué? Porque es una música en la que cada nota tiene su sentido. El guitarrista toca y se para a escuchar antes de dar una nueva nota. A recrearse sin prisa. El bluesman no crea una melodía, se recrea en ella. Decía Quique González, a raíz del Daiquiri Blues, que lo que más le había llamado la atención de los músicos de Nashville era que antes de tocar necesitaban entender el mensaje de la canción y a partir de ahí grabar a la primera, porque sólo la primera interpretación tenía alma.

Yo ni me he comprado la Gibson ni he tenido tiempo para aprender música. El día a día no me deja escapar, no me permite intimar conmigo mismo. La urgencia puede a la necesidad vital. Eso sí, tengo una tesis que difundir, pero, ¿le encontraré el alma en la segunda interpretación?.

Anuncios

Acerca de jjbarba

Profesor con dudas, estudiante curioso, Maestro de nada, aprendiz de todo, Experto en utopías, soñador ambicioso.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones sobre el día a día, Tesis y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s