Cómo se hizo la tesis (2/6): Los directores de la tesis

Mis directores de la tesis, Luis Torrego y Víctor López, son cuanto menos únicos. Cuando empezamos, confiaba ciegamente en ellos como grandes profesionales, entre otras cosas porque les conocía desde hacía diez años, me habían dado clase, habíamos trabajado juntos,… y no dudaba ni un segundo de su capacidad para guiarme.

Pero la tesis avanzó y mi concepto del director se modificó. Siempre le oía decir a Luis que “un director de tesis al menos no debe molestar al doctorando y a partir de ahí sí puede aportar”. Al principio no lo entendía. Esperaba que me pusieran raíles para yo recorrerlos. Tenía una idea vaga y material para desarrollarla, mientras trataba de delegar el qué hacer.

La tesis a medida que avanza se transforma en algo íntimo. Como en las grandes obras, toma vida propia. Ese fue el momento en el que entendí la afirmación. La tesis tiene parte de sueño, y el director no puede soñar por ti. Y si sueña por ti… malo, porque como decía Marx: el trabajo no alienante es idea y acción.

En resumen, el director es quien te orienta para hacer los sueños realidad, para que sean viables y se puedan escribir en papel.

Es en este aspecto en donde está la grandeza de mis directores, en implicarse en el sueño y participar de él. Al final todos fuimos soñadores. Sin sus consejos nunca hubiera sido igual. Es más, no hubiera sido. En muchas ocasiones hemos debatido sobre los fines, en otras sobre la metodología, sobre mi mala escritura,… Otras veces hemos quedado a comer, para reír, solucionar el mundo y de paso hablar de la tesis.

Pero si tuviera que elegir qué es lo principal de su aportación, me quedaría con esos momentos cuando me derrumbaba y a cualquier hora les llamaba a sus casas, y al colgar el teléfono me encontraba lleno de energía y con ganas de trabajar. O aquella otra vez en la que estaban preocupados porque estaba empecinado, no avanzaba y el mundo se me caía encima. Ellos no me dejaron en paz hasta que me fui de vacaciones. Sí, mis directores me mandaban descansar.

Así, lo que en un principio parece un tema de profesionalidad, terminó siendo un tema de humanidad y para eso Luis y Victor son los más.

Anuncios

Acerca de jjbarba

Profesor con dudas, estudiante curioso, Maestro de nada, aprendiz de todo, Experto en utopías, soñador ambicioso.
Esta entrada fue publicada en Tesis. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Cómo se hizo la tesis (2/6): Los directores de la tesis

  1. Mónica AG dijo:

    Me gusta 😉

  2. Gus dijo:

    Grandes directores porque, antes de serlo, ya eran grandes personas.

  3. ISA dijo:

    qué bonito¡ y tienes razón después de tanto trabajo lo que se queda no es lo que hay ya en el papel, sino lo que hay detrás, experiencias que sólo tú has vivido. Y qué suerte haber tenido como directores a Luis y a Víctor¡ creo q es de valorar, ya q mucha gente muy buena abandona antes de tiempo por falta de motivación. La tesis es como una montaña rusa, es un trabajo muy duro y si no tienes a nadie detrás q te obligue a no bajarte de ella es fácil caerse antes de tiempo. Un saludo 😉 x cierto tenéis ya los libros de “Escuela y sociedad multicultural” en la biblio (ahorro en emails) jajjaja.

  4. jjbarba dijo:

    2# y lo mejor es que siguen siéndolo.

  5. jjbarba dijo:

    3# Si que es una gran suerte contar con ellos. Así es fácil ir al fin del mundo y más allá.

    Se lo digo, que yo ya tengo uno en casa 😉

  6. Luis dijo:

    Bueno, no hay que creer mucho al amigo Jj. Es muy exagerado, no parece de Ávila. Y exagerado en todo, eh: en los afectos, en los agradecimientos y también en los agobios.
    Supongo yo que esto que ha escrito aquí es producto también de los nervios de los días anteriores a la defensa de la tesis. Eso sí, yo he aprendido alguna cosa sobre Belén Esteban y el facebook que ni sospechaba. Y no dice nada de lo que se nos olvidaba: nos mandaba una cosa y le decíamos arre, pero nos la volvía a mandar al año siguiente y ni nos acordábamos, así es que escribíamos so. Lo bueno es que él se quedaba tan conforme. Creo yo que le pasaba lo mismo que a nosotros. En fin, que yo sí que he aprendido mucho de Víctor y de Barba y eso es lo que importa, que a este mundo hemos venido a aprender y a querer que nos quieran; ambas finalidades sí han aparecido en esta tesis.
    En cualquier caso, como este es mi debut en este blog, me voy a extender para intentar contaros una historia sobre directores de tesis y conejos (ya sé que Barba habla de “consejos” y de directores de tesis, pero yo solo me sé una historia de “conejos” y de directores de tesis, pero es prácticamente lo mismo y en ella el director sí que merece elogios de verdad). La historia no me la he inventado yo; la oí en una edición del Festival de Narradores Orales de Segovia, que se celebra en el mes de julio. No me acuerdo del nombre del narrador que la contó, pero más menos o menos decía así:

    En esta historia hay un conejo, sentado delante de una cueva, muy concentrado en escribir en su netbook, con unas gafitas redondas caladas. Está tan absorto en su tarea que no se da cuenta de que se aproxima alguien. Es una comadreja. La comadreja se relame y se planta en dos zancadas delante del conejo con intención de devorarlo, pero está muy intrigada por lo que está haciendo el conejo. Por eso, no puede resistirse y pregunta:
    – Hola, conejo, ¿qué haces?
    – Estoy trabajando en mi tesis doctoral.
    – ¿Y de qué va tu tesis, qué estás haciendo?
    – Pues el tema de la tesis es cómo los conejos se comen a las comadrejas. Y ya he recogido muchos datos, tengo un montón de material.
    La comadreja, con sonrisa burlona, le dice al conejo:
    – ¿De verdad? Me gustaría que me enseñaras esos datos.
    – No los tengo en el ordenador, son tantos que no me caben. Pero puedes pasar tú misma y echar una ojeada, que están ahí, dentro de la cueva.
    La comadreja, con gesto teatral, entra en la cueva. De ella, al instante, salen unos poderosos rugidos, se escucha ruido de carreras y de golpes y pocos minutos después aparecen en el exterior de la cueva, lanzados desde dentro, la piel y la calavera de la comadreja. El conejo ni siquiera aparta la vista del ordenador, tan concentrado está en su tarea.
    Una hora después, un zorro descubre a nuestro conejo, metido en su tarea y dándole a la tecla. El zorro, caminando sigilosamente, llega hasta el conejo, pero la imagen de ese bicho lagomorfo ejerciendo de intelectual, le llama tanto la atención que no puede hacer otra cosa que preguntar:
    – Hola, conejo, ¿qué haces?
    – Estoy trabajando en mi tesis doctoral.
    – Ah, claro, en tu tesis doctoral. Oye, ¿sobre qué va la tesis?
    – Pues en mi tesis estudio cómo los conejos se comen a los zorros.
    – Ah, bien, bien. ¿Y la llevas muy avanzada?
    – Pues sí, ya tengo un montón de páginas escritas, sobre todo el marco teórico, el estado de la cuestión y una buena parte del trabajo de campo.
    – Me gustaría ver algo de lo que tienes trabajado.
    – Pues tú mismo. Mira, no lo tengo aquí en el ordenador, pero puedes verlo dentro de la cueva, que es donde está.
    El zorro, con brillo en la mirada, entra en la cueva. Pasados pocos segundos, vuelven a escucharse unos rugidos extraordinariamente fieros, golpes contundentes y nuevamente salen, arrojados desde el interior de la gruta, una piel y una calavera, en este caso de zorro.
    El conejo, impertérrito, sigue tan atento a la pantalla de su ordenador.
    Instantes después pasa por delante de la cueva un lobo, que descubre al conejo enfrascado en su tarea. Ya está preparado para devorar al pequeño animal, cuando, como a los otros depredadores, le vence la curiosidad, así es que también pregunta:
    – Hola, conejo, ¿qué estás haciendo?
    – Pues aquí ando, liado con mi tesis doctoral.
    – Claro, claro, la tesis doctoral. Y se puede saber de qué va tu tesis, cuál es el objeto de estudio.
    – Sí hombre. El objeto de estudio de mi tesis es cómo los conejos se comen a los lobos.
    – Qué original. Esa sí es una tesis y no otras, tan aburridas.
    – Pues estoy acabándola; he recogido muchos datos, tengo un montón de evidencias y, prácticamente, estoy a falta de las conclusiones para ir cerrando el trabajo.
    – Qué interesante. Cómo me gustaría echar un vistazo a tu tesis.
    – Estaré encantado de que lo hagas. Lo que he ido haciendo está ahí dentro, así es que puedes pasar y lo ves.
    El lobo va a entrar, pero en el último instante desconfía y cree que es una treta del conejo para salir huyendo en cuanto él se distraiga en el interior de la cueva. Por eso le dice al conejo:
    – Vale, vale, pero si no te importa, entra tú conmigo, que seguro que tendré preguntas que hacerte sobre algún capítulo.
    – Muy bien, vamos para dentro.
    Y, así, el conejo es el que primero penetra en la gruta y le sigue el lobo, a dos centímetros escasos. En cuanto han dado dos pasos, de la oscuridad de la caverna surge un león enorme que se abalanza sobre el lobo y de un zarpazo le derriba y le agarra del cuello con sus dientes. Así, con el lobo en las fauces del león, el conejo se pone delante y le dice.
    – ¿Lo ves? Con esto ya está completa; ahora redacto las conclusiones, elijo el color de las tapas y tesis concluida.
    Moraleja: En una tesis lo más importante no es acertar con el objeto de estudio, sino saber elegir el director.

  7. Suyapa dijo:

    Me encanta la entrada, realmente son dos grandes personas con las que da gusto trabajar, charlar, reir…..
    Me das mucha envidia sana ahora que empiezo en el maravilloso mundo de la tesis y tu ya estás apuntito de exponerla… ¡¡¡Mucho ánimo que ya no queda nada y lo vas a bordar!!!!!

    Luís, me parto con el cuentecito del conejo…je,je,je es genial :))

    Mil besos

  8. Pingback: Cómo se hizo la tesis (?/6):Aparición estelar de Luis en un comentario | Debate y co-aprendizaje

  9. jjbarba dijo:

    9# Opino lo mismo.
    Mucho ánimo. Sólo es paciencia y trabajo, que la buena compañía ya la tienes.
    El 3/6 llegará pronto, y el 4/6, y el 5/6, y hasta el 6/6

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s