Una vida sin escuelas

Hace unos días aparecía una noticia sobre la sentencia del Tribunal Constitucional que obligaba a una familia a llevar a sus dos hijos a la escuela. Visto así parece profundamente lógico que en una sociedad que ha cedido la educación de los menores a instituciones educativas se deba asistir a ellas. Pero en este caso no había desidia por parte del padre y de la madre. Lo que hay es una forma alternativa de educación en la que la educación se oferta en casa mediante actividades planificadas. Los niños aprenden pero no donde se debe, sino donde se quiere. Sin embargo, la familia sí que está ejerciendo su responsabilidad constitucional respecto a que sus hijos sean educados.

El leer estos textos me ha hecho reflexionar, ya que el Tribunal Constitucional se plantea la posibilidad de que la desescolarización sea una buena alternativa educativa, sin embargo manda al niño a los niños a las escuelas. Considero que a esto le subyace otra idea, la de ocultar como está nuestro sistema educativo en al actualidad:

¿Para qué vamos a debatir cómo mejorar la escuela y los institutos si los clientes (perdón, alumnos) son obligados a venir?.

En el fondo la sentencia lo que hace es refrendar el monopolio de la educación a las escuelas e institutos, sin entrar en las razones de por qué hay gente que no quiere llevar a sus hijos. Que aunque nos parezca raro sus razones tendrán. Claro que hay una buena excusa para no hacerles caso, la supuesta mala socialización de los niños que aprenden en casa. Pero… ¿socializa un aula en el que el alumnado están sentados de uno en uno? ¿socializa un aula en el que casi exclusivamente se realiza trabajo individual? ¿y cuando el silencio es un valor? ¿y cuando se compite por mejores calificaciones?.

Que conste que si tuviera un hijo lo llevaría a la escuela. Pero no a cualquier escuela, buscaría una en la que el niño fuera el que la diera sentido; en la que las necesidades del niño fueran el centro del proceso y no lo fuera el currículum impuesto; en la que el maestro fuera dialogante y no reclamara más autoridad; una escuela en la que las familias tuvieran un papel protagonista en la educación; una escuela en la que la educación en valores prosociales sean vivenciados; una escuela…

Y mientras seguimos soñando, nuestros hijos por ley tiene que ir a institutos en los que la mayor preocupación es poner tornos para que no se escapen.

Anuncios

Acerca de jjbarba

Profesor con dudas, estudiante curioso, Maestro de nada, aprendiz de todo, Experto en utopías, soñador ambicioso.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones sobre el día a día y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Una vida sin escuelas

  1. duczen dijo:

    Nene, no me ha quedado claro si estás a favor de la escuela, del “otro aprendizaje en casa” o de las escuelas buenas.

    Y esto me lleva a la única duda que tengo:
    ¿Cómo puede un ciudadano -no docente-, uno de tantos, saber que escuela es buena para su hijo y cual no? preguntado desde un punto de vista práctico y real.

  2. Gus dijo:

    Bonitas, como siempre, tus reflexiones (al tiempo que bienvenidas, porque me dan que reflexionar a mí también). Como pega, lo que tú ya sabes: lo utópicas que resultan en ocasiones.
    Por cierto, que últimamente el tema de la docencia está de moda: que si esta sentencia que comentas, que si una docente es indemnizada por la paliza propinada por una alumna, que si el alumno musulmán que denuncia al profesor por hablar de jamón, etc. Qué poquitas veces se habla de lo bueno que tiene la educación que, bien enfocada, es lo más importante que tenemos.

  3. jjbarba dijo:

    Sin duda, a favor de las escuelas buenas, y de las malas en contra. Lo que si que me parece es que hay que aprender de la escuela en casa. Esta modalidad no es una alternativa fácil: primero, porque supone que un familiar no trabaje y este siempre con el niño, y también supone que esa persona pasa casi todo su tiempo con el niño lo que lleva a poco tiempo libre y tener mucha paciencia; segundo, porque requiere que el padre o madre se forme minimamente como maestro y que diseñe un itinerario para el hijo; y tercero , porque se requiere de una sensibilidad especial para entender que lo importante es que el niño aprenda con lo que el enfasis no está en el proceso, sino en el aprendiz.

    Así que consideroque una escuela puede aprender esto de la desescolarización.

    Respecto a como un padre o una madre puede saber cúal es una buena escuela y cúal no. Pues te parecera mentira pero los padres y madres lo saben. Esto les lleva a empadronar a los hijos en casa de la abuela, a omitir algún dato fiscal,… todos lso años hay jaleos de estos. Ahora, lo que no queda claro es el concepto de buena. Si se prefiere un niño competente en la universidad, pues hay que mirar rankings como el de aprobados y notas en selectividad. Si se es de mi opinión que hay que potenciar el desarrollo integral del niño, pues requiere de investigación y la única forma fiable es escuchando a niños que hablen de su clase, de su maestro, de lo examenes, de las tareas, de como se sienten, de si les gusta ir al cole,…

  4. jjbarba dijo:

    #2 Pero es que estamos en una sociedad que vende lo morboso. Los telediarios tratan la educación igual que el Salvame a los famosos. Las noticias que cuentas salen porque son morbosas, pero por ejemplo no se analiza el PISA con detalle, o no se habla de que papel tiene la escuela publica y la privada en la sociedad actual, o de lo difícil que es dar clase en un aula de 25 tratando de que todos mejoren, o del cambio que supondrá profesores de instituos con el master de secunadaria, o de cómo los conflictos sociales de los pueblos entran a las escuelas… Eso no vende porque es de pensar y no ofrece un titular deslumbrante y que cause sensación. La educación en los mediso de comunicación no es la que tu vives en el día a día, es otra cosa distante.
    En cuanto a al utopía para los que soñamos y trabajamos en que se cumpla es una motivación, para los que no sueñan o no se esfuerzan es un imposible. No es malo que nos consideren utopicos, eso es que seguimos soñando y creyendo que el mundo puede ser mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s