Joven, te queda mucho por aprender para ser como yo

Ayer me pasó algo que hacía mucho tiempo que no me sucedía, pero que no es nuevo. Participé en una mesa debate sobre evaluación en los títulos de grado. En ella presenté el modelo de trabajo que seguimos en clase a través de zambullirnos en la asignatura, desmontarla, comprenderla, conocerla, reconstruirla. Siendo este ejercicio el que nos permite aprender. Ante esto poco sentido tiene hacer exámenes, sino que valoramos el trabajo diario, el conocimiento adquirido en el proceso, y pactamos una nota que al estudiante y profesor nos parezca justa.

Este proceso me ha dado resultado, ya que salvo excepciones los trabajos y prácticas tienen suficiente calidad como para decir que ha habido un buen aprovechamiento de la asignatura.

Esta idea, de un Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) sin exámenes fue la que defendí, entendiendo que la evaluación está al servicio del aprendizaje y no de la calificación. Previendo que esto iba a ser polémico, el trabajo iba perfectamente detallado, con análisis de las tareas de profesor y estudiantes por actividad, tipos de actividades, rendimientos obtenidos…

Dentro de él iba recogida alguna frase de estudiantes. Una de ellas es “se puede aprender sin estudiar”. En ocasiones hay gente que no mira tu saber, sino la edad, y te hacen preguntas para demostrarte que tienes mucho que aprender. Esta vez esa pregunta sucedió. Me preguntaron por esta frase, diciendo que no es verdad. Respondí entre otras cosas que yo había aprendido a querer sin estudiar, y que estudiar antes de un examen no aseguraba competencias dos años después. Uno de los interlocutores con gran cantidad de canas se enojó muchísimo, “eso sólo sirve para procedimientos”. A partir de ahí habló de las maravillas de los conceptos, de la necesidad de memorizar,… La lucidez del coordinador de la mesa cortó la discusión ahí, porque se entraba en una guerra de creencias que nos sacaba del tema del debate. No obstante, al acabar me explicó con condescendencia por qué estaba equivocado y lo que me faltaba por aprender. Yo lo tengo claro, viviré 10.000 años y me faltaran cosas por aprender.

Posteriormente, en la intervención de mi interlocutor, defendía más clases teóricas magistrales y menos prácticas. Pero también defendía como temario de la asignatura su libro, perfectamente adaptado al EEES. De ahí me surgieron dudas, porque si hacemos lo de antes, el EEES sirve para poco. Pero mayor duda ética me surge cuando cobramos por enseñar y a la vez vendemos nuestro libro a los estudiantes. No obstante, no participé en el debate, ya se había retratado suficiente, y si opinaba podría parecer que era un asunto personal.

Mi conclusión de esto es: entre estudiar conceptos y practicar procedimientos, sigo prefiriendo amar y ser amado y por el camino descubrir qué es el amor, a poder definir el amor y buscarle de acuerdo a la definición estudiada.

Entre vivir la escuela y tratar la escuela como entelequia, también me parece mejor vivirla. No la estudiemos, reconstruyámosla con la acción.

Anuncios

Acerca de jjbarba

Profesor con dudas, estudiante curioso, Maestro de nada, aprendiz de todo, Experto en utopías, soñador ambicioso.
Esta entrada fue publicada en Actividad de formación, Reflexiones sobre el día a día, Universidad y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Joven, te queda mucho por aprender para ser como yo

  1. Mónica AG dijo:

    Agitador! Jaja!
    Seguro que tu razonamiento fue bueno y sobre todo muy respetable, y antes de negártelo deberían estudiarlo y estudiar para mí no equivale a memorizar (Estudiar= analizar, descubrir, construir o reconstruir conocimiento).

    Mi humilde opinión:

    Lo que aprendes memorizando para un examen y sólo porque lo ha dicho alguien en su lección magistral se olvida pronto y la utilidad se suele volver precaria porque muchas veces no tiene sentido para nosotros por no tener coherencia con nuestra propia realidad.
    Lo que aprendes aprendiendo a aprender, estudiando lo que aprendes, preguntándote, descubriendo, experimentando, equivocándote, asumiendo y corrigiendo los propios errores, lo que aprendes estudiando con curiosidad y con ilusión pesa más porque tiene verdadero significado al haberlo construido nosotros mismos.

    Las lecciones magistrales pueden resultar muy interesantes y se puede aprender de ellas, sin lugar a duda, pero no debemos olvidar la complejidad el proceso de E-A y las múltiples posibilidades, recursos y alternativas que puede ofrecer dicho proceso y de las cuales el alumno puede enriquecerse y adquirir un aprendizaje acorde con los objetivos propuestos. Por lo tanto, el trabajo del alumno durante el proceso de E-A es perceptible de evaluación y, según los instrumentos de evaluación que se utilicen en relación con la metodología, creo que puede tener el suficiente peso y rigor como para evaluar el aprendizaje o las competencias de los alumnos sin la necesidad de basar la evaluación en las calificaciones de los tradicionales exámenes.

    Ahí va eso 🙂

  2. jjbarba dijo:

    Yo es que lo veo más fácil. En las palabras muy utilizadas hay multitud de significados. es más, las palabras muy utilizadas terminan pervirtiendose. Así, que sólo hay que entenderlo por la acepción de quién lo dijo, sin complicarnos más.

    Yo si que creo que tal y como evoluciona la sociedad el conocimiento es caduco, y va surgiendo a grandes velocidades. Así que como no tengamos autonomía en aprender lo que necesitamos, y dependamos de expertos mal vamos.

    • Mónica AG dijo:

      Sólo pienso que hay mucha verdad en tus palabras.

      Ya me contarás quién te contestó de esa manera para pegarle. Jajaja! Es broma, sin insultar ni ofender.
      Lo de agitador también era broma eh!

      😉

  3. Gus dijo:

    Me hubiera gustado escucharte.Desgraciadamente,estuve poniendo en práctica lo contrario de lo que defiendes:cómo memorizar temas para plasmarlos en papel (aquí habría otra polémica entre si es mejor profesor el que más memoriza o si el sistema está obsoleto).
    Se me ha venido a la cabeza,leyéndote,la película de “El indomable Will Hunting”,cuando Robin Williams le dice a Matt Damon aquéllo de “si te pregunto sobre arte,me responderás con datos sobre todos los libros que se han escrito;pero no puedes decirme a qué huele la Capilla Sixtina”.
    Por cierto,en “petit comité” ya me dirás quién era el canoso ese,jejeje.

    • jjbarba dijo:

      Yo estoy de acuerdo con Marx en que el examen de oposiciones es un rito legitimador del Estado, pero que tiene poca relación con el trabajo. Es el (sin)sentido de la ilógica.

      Pues eso, que para que me vas a contar como es un niño si nunca has hablado con uno.

      A mi tu frase me recuerda a uno de los capítulos del libro de Flecha “compartiendo palabras”. Trata de una mujer que suspendía en la escuela por no memorizar a Lorca, cuando este era el que la llevaba a jugar y la contaba poesías-. Como para no entenderle o no conocerle!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s