La educación de las emociones

La educación tradicional se limitaba al aprendizaje de conocimientos, a un ser humano del conocer, no a un auténtico ser. La educación tradicional informaba, pero no formaba. No ayudaba al niño a realizarse como tal.

A partir de las investigaciones de Goleman y Damasio se comienza a superar el dualismo platónico. El ser deja de estar dividido en cuerpo y alma. Es un todo, emociones-cuerpo y razón. Así, el niño que está en una clase deja de ser un intelecto para pasar a un “ser que siente” y que vincula este sentir con su conocer, formando un todo. No olvidemos que el niño conoce en función de experiencias en el mundo físico con un fuerte vínculo emocional. El niño de 2 años que tira un cenicero al suelo mediante la manipulación comprende que el cristal se rompe. Pero a la vez mediante las emociones vinculadas a la reacción de sus padres (susto por si se ha cortado), el niño se suele echar a llorar, comprendiendo que el romper el cenicero no es algo que deba repetir.

Parece necesario que las emociones entren en el aula y en la educación familiar. El niño no es un objeto, no es una mente neutra. Es un sujeto, de mente, cuerpo y experiencia; y como tal ha de expresar su estado interno a los que le rodeamos. Porque su auténtico ser es lo que siente unido a lo que piensa. Un niño que se siente querido aprende más y mejor, y es más feliz. Un maestro que tiene unos minutos para escuchar a un niño preocupado porque se ha pegado con su hermano, y tiene el suficiente tacto para calmarle y hacerle que empatice, está formando a la persona más que haciéndole estar en clase en silencio mientras realiza operaciones matemáticas. Las matemáticas le dotarán de contenidos, pero no tengo claro hasta qué punto forman al ser.

La educación tradicional omitía las emociones. Interesaba la nota del examen, pero no el sentimiento positivo o negativo que generaba en el niño. Este no tenía más remedio que reprimir su dolor por un castigo (o un mal examen) y tratar de soportar diferentes regañinas y humillaciones, que dejaban a la personalidad tocada. Ser incapaz de comunicar emociones es una patología, la alexitimia.

Desde estas líneas pretendo promover una pequeña reflexión: pensar en una escuela que no enferme a los niños.

Anuncios

Acerca de jjbarba

Profesor con dudas, estudiante curioso, Maestro de nada, aprendiz de todo, Experto en utopías, soñador ambicioso.
Esta entrada fue publicada en educación para el siglo XXI y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

27 respuestas a La educación de las emociones

  1. ros dijo:

    pues será muy emocional la educación ahora pero para mí, y es una opinión personal, deja bastante que desear, porque los niños salen sin educación… tendrán muchas emociones pero respeto poco… y aquello de que tengan pensamiento crítico al juzgar por el nivel de educación de este país hace 20 años y ahora, tampoco te diría yo que es así. Ya lo discutimos con una caña.

  2. Mónica AG dijo:

    Bueno… me he liao, me he liao y aquí te dejo una opinión algo poco extensa…

    Dices que el niño antes tenía que reprimir el dolor frente a un castigo o a un suspenso y tratar de soportar diferentes regañinas que dejaban tocada su personalidad. Tanto como dejar tocada la personalidad…, pues pienso que llevado al extremo sí: maltrato emocional, condiciones afectivas precarias, etc. Pero creo que no se traumatiza a un niño por castigarle sin ver la tele tres veces al mes porque “ha liado alguna”. Creo que el niño debe aprender también de sus errores y pienso que no es malo que viva ciertas situaciones de frustración o dolor causadas por su mal comportamiento, mala elección, etc. Si un niño hace algo mal y se va de rositas entonces aprenderá que aunque haga las cosas mal no pasará nada y las seguirá haciendo mal si es lo que le resulta más cómodo o le ha gustado hacerlo.

    ¿Es malo que los padres castiguen a un chaval de 12 años que ha suspendido (imaginemos por total vaguería) sin comprarle la PlayStation 3? (Por cierto, casi seguro que tiene la PlayStation2 o la PSP)
    ¿Es malo que un niño de 11 años que no trae aprendidos a clase los tiempos verbales los tenga que traer copiados al día siguiente como refuerzo negativo hasta que se los aprenda?

    Estoy totalmente de acuerdo con que hay que educar también a nivel emocional, porque se trata de formar a personas y no de instruir a máquinas. Pero creo que educar a nivel emocional, también implica que el niño aprenda de “las malas consecuencias” (del suspenso, del castigo, de la bronca,…) que trae hacer ciertas acciones digamos “maleducadas”, llevadas a cabo por un mal autocontrol de sus emociones o simplemente porque le ha dado la gana hacer según qué cosa.
    Pero eso sí, haciéndole comprender la causa de sus errores y de las consecuencias, dialogando con él, etc. Porque si el comportamiento de las personas es racional-emocional, para cambiarlo o mejorarlo habrá que hacer que el niño, poco a poco, entre en razón y descubra (sea consciente de) por qué lo que hace está bien o mal, asumiendo gradualmente responsabilidades.
    Creo que la piedra angular de la educación a nivel emocional es la reflexión: ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Cuando? ¿Para qué?…

    Hay algo que no veo claro que se dice en el vídeo: quedarnos con las buenas emociones y eliminar las malas. Estoy casi segura de que muchas emociones buenas de algunos, son emociones malas para otros.
    Ejemplos (entre los miles):
    – Un político que ejerce su cargo con el objetivo de favorecer sus intereses personales tiene muy buenas emociones mientras se enriquece porque ha conseguido su objetivo, aunque no haga nada o muy poco por su pueblo. Si hace esto ilegalmente también tendrá buenas emociones, eso sí, mientras que no le pillen, y si no que le pregunten a Julián Muñoz si no era feliz de Alcalde…
    – Un torero matando a un toro tiene una sensación que le gusta y para él es buena (si el toro no le coge claro) y ese gesto es aplaudido por muchas personas aunque se esté matando a un animal. Lo mismo ocurre con un cazador y yo voy de pesca…
    – Los propietarios de una revista cuando compran fotos que perjudican seriamente a alguien, para ganar dinero por la venta de la exlusiva, tienen muy buenas emociones al recaudar el dinero de las ventas de revistas.
    – La publicidad: con tal de vender, lo que sea y como sea (mensajes subliminales, imágenes y mensajes con intenciones manipuladoras…). Creando anuncios se lo pasan pipa!
    – Un niño que consigue algo haciendo trampas (en un juego, en los estudios, etc.) puede tener muy buenas emociones aunque el camino por el que ha conseguido las cosas no sea el honesto.
    Dicho esto, más que cultivar nuestras buenas emociones y eliminar las malas, yo diría que más bien habría que clasificar las que deberían ser universalmente buenas y las que deberían ser malas y a partir de ahí inculcar las buenas.
    Un psicópata puede tener emociones muy buenas matando personas porque está enfermo. Efectivamente en muchos sentidos nuestra sociedad “está enferma” y por esto debemos intentar mantener a los niños “sanos” desde la escuela en la medida de lo posible.

    Ahí queda todo eso. Un abrazo Juan! 🙂

  3. jjbarba dijo:

    #1 La educación emocional es una meta, la realidad es que se están dando los primeros pasos. Y no todos los jovenes salen sin respeto (aunque si muchos salen sin empatía y simpatía por el otro), lo que si es que no la mayoría salen alienados y sin voluntad de una educación excesivamente autoritaria. son los problemas de los extremos de una educación excesivamente permisiva o excesivamente autoritaria, ambas poco emocionales y que desorientan la personalidad. Pero como dices ya lo dejamos para una caña o una cena.

  4. jjbarba dijo:

    #2 Sufrir por hacer algo mal es lo propio de la penitencia cristiana, pero no se si es necesario. Desde mi experiencia personal, cuando hago algo mal necesito el consuelo de los que me rodean y no que me dejen sufrir para que aprenda. Prefiero que me apoyen y me ayuden a aprender de la situación. A mi el sufrimiento por equivocarme me frustra y me hace que me enrabiete y es más probable que vuelva a hacer las cosas mal. Pero imagino que cada uno somos distintos.

    Las emociones están ligadas con la supervivencia. Es el mecanismo inconsciente que tenia el ser humano para conseguir la supervivencia. A medida que la supervivencia sea más fácil y amable, las emociones se suavizarán. Ten en cuenta que en casos extremos una emoción nos puede llevar a matar como forma de conservar nuestra vida, pero también nos puede llevar a amar a nuestra familia, amigos, pareja… como forma de supervivencia.

    • Mónica AG dijo:

      Cuando digo lo de sufrir no pienses que me refiero a dejar desamparado a alguien que se ha equivocado eh! Que no lo digo por eso.
      Ejemplo: niño! no bajes por ahí que te vas a caer! (El niño no hace caso y se cae). Ves! Te lo estaba avisando… (Pero inmediatamente vas a por el niño y le consuelas, le abrazas, razonas con él, le ayudas a levantarse…)
      Lo que quería decir es que a veces no es tan malo “verse caído” por la mala cabeza, aunque está claro que siempre es bueno que te ayuden a levantarte. Que te recriminen la equivocación y te machaquen no ayuda, al contrario, como dices a mí también me frustraría más si encima de “caerme” “me pisan” por haberme “caído”.
      A veces uno también se equivoca digamos por mala suerte o sin saber todo lo que tenía que saber y en ese caso ni si quiera es culpable del error, aunque la elección haya sido suya.
      Lo que es evidente es que el sufrir no arregla nada, pero también es cierto que en algunos casos sirve para abrir los ojos ante nuevas situaciones para no cometer los mismos errores. Sufrir como penitencia es absurdo porque no sirve para nada. El sentirse mal por algo que has hecho mal creo que viene incluído en el paquete.
      Cuando hablo de castigar a un niño, mi objetivo no es hacer que el niño sufra. No creo que el niño sufra mucho copiando los tiempos verbales, lo que pasa que le costará cierto esfuerzo copiar los verbos; pero no se trata de hacerle sufrir, sino de hacerle asumir ciertas responsabilidades (de estudio) y hacerle entender que el que algo quiere algo le cuesta y cuando antes se aprenda los verbos antes dejará de hacer copias extra, así que dependerá de él seguir o dejar de hacer copias. Además, cuando se los aprenda aprobará el examen con una buena nota de recompensa y se le felicitará por el trabajo bien hecho, creando seguramente emociones buenas. Quizás, la vez siguiente decida estudiar antes para no tener que hacer copias…
      Creo que la mejor ayuda no es hacer el “trabajo del otro” sino aportarle “las mejores herramientas” para que él mismo lo haga por sí solo.

      Me gusta este debate jeje!

      • jjbarba dijo:

        Pero como dice Punset la letra con sangre no entra, entra con felicidad. El niño siempre rinde más si está alegre, si es feliz, si se siente querido. Igual que un adulto.

        Lo inteligente es que enseñemos al niño que cuando cae ha de aprender para próximas situaciones. Equivocarse lleva asociado un aprendizaje pero eso se hace con reflexión, con castigos. si castigamos podemos controlar el cuerpo, pero nunca la mente.

    • Mónica AG dijo:

      Sí, cuando más agradable sea el ambiente de aprendizaje mucho mejor, de eso no tengo duda.

      También creo que el niño debe de aprender a realizar algunos trabajos por simple obligación, asumiendo su responsabilidad de estudiante, aunque no disfrute con ello. Es decir, para conseguir muchos objetivos de nuestra vida, no siempre vamos a tener que hacer lo que nos gusta. Hay cosas que no siempre son divertidas pero hay que hacerlas para mejorar. Es importante desarrollar la capacidad de esfuerzo y superación de los niños. No todo en la vida se consigue con divertimento, ojalá fuera así…

      El problema es que la moda ahora es dejar a los niños hacer lo que les venga en gana y darles todo lo que piden para que sean felices…

      • jjbarba dijo:

        No estoy totalmente de acuerdo, además de aprender hay que aprender a disfrutar de lo que se hace. Si ir al colegio 5 horas , más lo que te lleva hacer las tareas para casa no te gusta, no vasa conseguir triunfar en el sistema educativo. Y de ninguna manera vas a ser feliz.

    • Mónica AG dijo:

      Seguro que hay niños en la escuela que les gustan todas las asignaturas y hacer todas las tareas y seguro que eso determina que sean buenos estudiantes y felices estudiando.
      Pero es que a todos no les va a gustar estudiar todo. Si encuentras un método para hacerlo dímelo que yo me apunto.
      También es cierto que sería más fácil conseguirlo si tuviéramos cuatro niños por aula usando distintas metodologías atendiendo perfectamente las necesidades individuales de cada alumno. Pero con 24 niños en una clase de primer ciclo de primaria o eres supermán o ya me dirás.

      Si realmente un niño quiere conseguir algo sin esforzarse, sin sacrificio, disfrutando o sin disfrutar, no lo logrará. Por eso creo que es primordial desarrollar la capacidad de esfuerzo, porque con eso el niño conseguirá lo que se proponga a lo largo de su vida si sigue el camino adecuado, y a medida que consiga sus objetivos alcanzará su felicidad. Lo que considero importante es inculcar al niño que si se lo propone puede conseguir lo que quiera pero que para lograrlo hay que esforzarse (estudiar, trabajar, etc.), porque creo que es la realidad con la que se va a encontrar en el futuro.

      Aunque me digas que todo lo que has estudiado te gustó estudiarlo en su momento no te creo. Seguro que hubo cosas que te aburrían hasta el infinito y las estudiaste, peor o mejor, pero lo hiciste y no fue por gusto, fue porque fuiste más o menos responsable con tu rol de estudiante y si no hubiera sido porque te esforzaste en conseguir esas cosas no habrías llegado hasta donde estás ahora.

      Bueno, bueno, nos vamos a tener que tomar un café para seguir valorando las diferentes opciones

      • jjbarba dijo:

        Monica# Lo del café cuando quieras. Está hecho.

        Yo no tengo la misma opinión, creo que a los niños les gustan las asignaturas en función de los vínculos emocionales que establecen con sus maestros. si el maestro te hace sentir querido, te sientes valorado, te escucha, razona contigo, te deja elegir, respeta tu opinión… esa asignatura te gustara. si el profesor te pega, te castiga constantemente… le cojeras manía y por asociación a la materia que imparte. En muchos casos hemos elegido deportes a practicar más por vínculos emocionales que por capacidades, al igual que nos pasa con parejas, socios, amigos…
        Gimeno Sacristán dice que el limite del sistema educativo está en los profesores, y yo estoy de acuerdo. Un buen profesor puede hacer maravilas, y uno malo destrozos irreparables.

  5. ros dijo:

    no entiendo la manía que tenéis todos con la publicidad. Lo que comentáis está prohibido y perseguido y penado por ley, es como si yo dijera que los profesores manipulan a su antojo la mente de los niños, no es creíble, y además no es real.

    • Mónica AG dijo:

      Pues claro que hay profesores que lo hacen o por lo menos lo intentan, ya te lo digo yo y seguro que todos hemos topado con alguno. Por ejemplo: si el profe es de derechas y te habla de política te puedes imaginar cómo te va a contar la historia y si es de izquierdas pues te la contará de otra manera (sólo algunos, luego están los profes que te enseñan lo que hay para que tú decidas, estos últimos son los buenos profes jeje!).

      No soy experta pero acabo de hacer un curso de lenguaje audiovisual y hemos trabajado todo el tiempo con anuncios publicitarios y en algunos se utilizan barbaridades para vender productos (no todos, también hay publicidad muy elegante y moralmente correcta, esta última publicidad sería la buena). De todas formas, como norma general la publicidad trata de jugar con los sentimientos, emociones y necesidades del consumidor para que compre sus productos, exagerando la mayoría de veces “las prestaciones” y “la maravillosidad” de los productos para aumentar sus ventas.

      También los medios de comunicación, presentando la noticia según les interesa y en consonancia con la ideología del que lidera la cadena. Lo peor es que pasa hasta con las cadenas públicas donde suelen ser afines a la ideología del partido de turno…
      En un canal te dicen que el paro en España este año ha bajado en un 40% en la temporada de verano y en otro te dicen el paro en la temporada de verano ha subido este año un 20% en España en relación con años anteriores. Qué bien, cada uno lo cuenta como le interesa y la verdad es que ninguno miente, pero ¿Eso es intentar manipular? Lo que está claro es que con ese sistema de información con miles de ejemplos sobre noticias similares, pero contadas de forma diferente según la cadena, no hay quien se entere de nada. Así que al final te vas al Google y por lo menos tienes más opciones de búsqueda…

      • jjbarba dijo:

        A mi parecer la publicidad se basa más en la seducción que en la razón o en el poder explicito. Y en las escuelas llevamso unos años que pasa lo mismo.

  6. ros dijo:

    Yo llevo 16 años trabajando con lenguajes audiovisuales y publicitarios, above y bellow the line, mass media y social media, descubro cada año una nueva manera de comunicar, virales, marketing de guerrilla o street art y todavía me maravillo de lo poco que sé y de lo que me puede llegar a sorprender mi profesión, en la que además todos los días hay que aprender. Mi visión no es para nada la tuya pero ahí está lo bonito, en que cada uno tenga su propia opinión y que sepamos discernir los impactos que recibimos como seres racionales.

    El discurso de EL MEDIO ES EL MENSAJE y de EL MEDIO ES EL MASAJE quedó obsoleto en los 70 y eso que McLuhan es uno de mis preferidos… pero no te puedes quedar en eso, hay que mirar un poquito más allá y ver lo que ocurre a tu alrededor.

    La publicidad se basa en la seducción o en la razón según sea el producto, evidentemente bmw tiene un producto de alta gama y no vende calidad porque los continuos cambios en la mecánica y la imagen de marca construida hace años le da la oportunidad de tener un posicionamiento en el que vender sensaciones a gran precio además.
    Ejemplo de anuncios racionales en esta época de crisis hay a millones, no hay nada más que ver a Danone, que ataca donde duele, el precio.
    El poder en cuestiones de marca hace que en España Pepsi tenga una presencia anecdótica y que ni siquiera exista más competencia para Cocacola.

    Y dicho esto, considero una injusticia de tabaco y alcohol no puedan gozar de un instrumento de promoción y venta como es la publicidad a pesar de estar gravados con más impuestos. Es una falta ética a la libre competencia de mercado que tendría que estar prohibida en una sociedad capitalista (los anuncios de tabaco y alcohol siempre han sido geniales y me da por saco que se eliminen, yo no fumo y no creo que nadie fume por verlo en un anuncio). Ale, ya, me he quedado a gusto.

    • Mónica AG dijo:

      GUAU! Vaya respuesta, contundente y me alegro de que la compartas.
      Lo cierto es que lo mío son sólo opiniones basadas en eso, en lo que veo a mi alrededor y no me cierro a nuevos horiontes.
      En el curso que hice pues sea poquito, bien o mal, aprendí algunas cosillas en cuanto a la relación de la publicidad con el arte y algunas técnicas que empleaba la publicidad. De momento sólo pienso pues que la publicidad es un negocio como otro cualquiera, que trata de vender y para vender intenta convencer y en los anuncios televisivos exagera las propiedades de los productos (jabones que quitan manchas imposibles, el primo de zumosol, depiladoras que arrancan pelos sin dolor, etc…)
      También he visto anuncios que venden presentan su producto muy bien, sin dichas exageraciones y también convencen, más que los otros.

      Lo del tabaco y el alcohol, no entiendo lo que dices de alcohol. ¿Hay restricciones en la publicidad de bebidas alcohólicas? Hace años me suena que los eliminaron de los eventos deportivos o algo así, pero no estoy segura y además ahora sí que hay así que no sé…
      En my opinión, yo estoy de acuerdo con que lo perjudicial para la salud no se promocione, pero lo que no entiendo es que se haga con unas cosas y con otras no, porque yo soy CocaColera, me encanta la cocacola, pero tampoco es buena por lo menos según la cantidad, como el alcohol, el RedBull y seguro que mil cosas más y entonces, por qué unos sí y otros no. Tampoco me parece bien que se haga publicidad de las medicinas, porque aunque sean necesarias cuando estemos enfermos, el médico ya te recetará o el farmaceútico te indicará pero todas son dañinas para el organismo.

      Ros, tú que estás puesta en el tema, por fa coméntame algo más sobre la publicidad de alcohol y me gustaría conocer tu opinión de la publicidad de medicamentos.

      • Gus dijo:

        José,eres mi ídolo,en serio.
        Además,es que veo tan reflejadas en tus opiniones varias de las mías que,en cierto modo,eso hace que me sienta orgulloso también de mí mismo.
        Un fuerte abrazo!!

  7. jjbarba dijo:

    No me sobreestimes, que soy incoherente como todos (aunque trato de evitarlo). No me extraña que estés orgulloso de ti mismo. Te conozco y tienes motivos suficientes para estarlo.
    Te voy a mandar un articulíto que te va a gustar.

  8. sin tiempo para leerme los comentarios con calma, voy a dar una opinión y ya podéis pasar a reventarme el argumento 🙂

    Creo que estamos hablando de dos conceptos; el estilo “palo – zanahoria” y el estilo “educación emocional”

    El problema de palo-zanahoria es que aunque parezca que funciona, el chaval solo entenderá que si hace algo mal le va a caer un palo. Y no es eso.

    El problema de la “educación emocional” es que choca con los valores que transmite (que chilla) actualmente toda la sociedad al unísono y que son algo así: “la culpa es de los demás, tengo derecho a hacer lo que yo quiera sin importarme los demás, porque eso es la libertad, lo improtante es tener cosas”

    Lo que opino: la educación debe partir de la empatía. De que el chaval sepa realmente que sus actos tienen consecuencias. Esto no está reñido del todo con el “palo”, y tampoco con reconfortar a alguien que comete un error. Pero lo importante, creo, es que el chaval comprenda que sus decisiones, sus acciones, tieen un efecto medible en ellos y en los demás.

    EL problema es cuando o no lo entienden, o no lo ven, o no razonan. Ahí ya me pillais, porque yo no soy educador, solo soy un informático que le gusta meterse en discursiones 😀

    • jjbarba dijo:

      Ender# Sin que sirva de precedente, totalmente de acuerdo. Pero todos somos educadores, no sólo los maestros, también los padres, las madres, los abuelos, los monitores de actividades extraescolares, los catequistas, los tíos, las tías,…

  9. Mónica AG dijo:

    Vale! pues por segunda vez (porque se me ha colgao el PC y me toca repetir respuesta), me quedo con las siguientes frases:

    “El discurso de EL MEDIO ES EL MENSAJE y de EL MEDIO ES EL MASAJE quedó obsoleto en los 70”

    “Prefiero que me apoyen y me ayuden a aprender de la situación.”

    “además de aprender hay que aprender a disfrutar de lo que se hace.”

    “Creo que la piedra angular de la educación a nivel emocional es la reflexión: ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Cuando? ¿Para qué?…”

    “Lo que considero importante es inculcar al niño que si se lo propone puede conseguir lo que quiera pero que para lograrlo hay que esforzarse”

    “creo que a los niños les gustan las asignaturas en función de los vínculos emocionales que establecen con sus maestros.”

    “Lo que opino: la educación debe partir de la empatía”

    “lo importante, creo, es que el chaval comprenda que sus decisiones, sus acciones, tieen un efecto medible en ellos y en los demás.”

    “Además,es que veo tan reflejadas en tus opiniones varias de las mías que,en cierto modo,eso hace que me sienta orgulloso también de mí mismo.
    Un fuerte abrazo!!”

    “Lo del café cuando quieras. Está hecho.” 😀

  10. c26b dijo:

    Es muy interesante lo que aquí se plantea. Estoy bastante de acuerdo con ello. Las emociones son una de las dimensiones del comportamiento humano, y como tal, están en constante interacción con los pensamientos.
    Es aquí cuando diferenciaríamos de emociones “adecuadas”, que puedan facilitar el cambio ó el aprendizaje, y las “inadecuadas”; que puedan alterar la conducta. Siempre dependiendo, llevado al caso de los niños, de la relación con los demás (padres, profesores, mayores…).

    El debate podría estar precisamente en esas emociones “inadecuadas”; pues según quién, pueda tener en mayor ó menor medida, la realidad algo distorsionada; lo que repercutiría lamentablemente de por vida en el niño.

    Por otro lado, me gustaría opinar, que cuánto menos controlemos las emociones, mejor. Me explico: No porque cuando alguien nos diga que tenemos que llorar, porque todo el mundo lo hace al morirse un familiar, hemos de hacerlo; y de lo contrario somos unos seres sin sentimiento. Y tampoco que por estar en clase y nos entre un ataque de risa, tenga que estar igualmente mal visto y aceptado.
    ¿Qué hay de malo en que las emociones surjan por sí mismas según el contexto en que estemos?

    Respecto a la reflexión de una escuela que no enferme a los niños, me gustaría mencionar la frase de George Bernand Shaw: “Suspendí mi educación cuando tuve que ir al colegio”.
    No por criticar a la escuela, sino porque hoy en día veo esa idea algo complicada; aunque la aplaudo. Pero desgraciadamente, en general vamos a peor, y la educación, no se salva de la quema… al contrario, es una de las voces cantantes de nuestra decadencia humana.

    Ojalá unos pocos se junten, y puedan hacer lo imposible para cambiarlo. Yo me sumaría a dicha rebelión.

    • jjbarba dijo:

      Estoy totalmente de acuerdo. Uno se emociona cuando le surge de dentro, no cuando se le impone desde fuera. También creo que ninguna emoción ha de ser reprimida, eso si hay que enseñarlas a canalizar. A un niño cuando siente ira hay que enseñarle que es mejor que pida explicaciones a que pegue, pero nunca a que deje de sentir ira.

      Pues parece que a unos pocos nos interesa una escuela, en particular, y una vida, en general, más emocional. Quizás va siendo el momento de empezar a caminar de la mano.

  11. Gus dijo:

    Me temo,amigos míos,que en algunos sitios van por otro camino:
    http://www.publico.es/internacional/304534/maestros/britanicos/podran/fuerza
    Y,como aquí somos dados a copiar otros sistemas (y,en particular,lo peor de otros sistemas),no creo que tardemos en tener un sistema parecido (me apuesto una caña a que la primera en proponerlo es la señora Esperanza A.).
    Creo que,José,das la clave cuando dices que al alumno hay que motivarlo,entenderlo y apreciarlo.Seguro que así presta atención y obedece,no por miedo a las represalias (ya sea un guantazo o un cero en la calificación),sino porque estará encantado de aprender.
    Un hilo muy interesante,y las diversas opiniones más aún.
    Un abrazo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s