Cuando los derechos de autor se convierten en un bien feudal

Después de varios días leyendo referencias a la posibilidad de cortar el acceso a Internet por utilizar programas de intercambios de archivos, he optado por expresar mis ideas al respecto, ya que considero que en ocasiones el debate se desenfoca, ya que existen posturas claramente a favor y otras en contra, que no dejan ver el bosque. Yo no se si estoy a favor del P2P, o programas de intercambio de archivos, o en contra, lo que si tengo claro es que el debate me resulta interesante para opinar sobre determinados aspectos de la propiedad intelectual, como creador que soy.

El primer aspecto que me llama la atención es la equivalencia de usar programas P2P con la equiparación a descargar productos con copyright. En el mercado hay productos con copyleft, que perfectamente pueden ser intercambiados por estas redes, es más, incluso hay archivos sin ningún tipo de licencia que se pueden intercambiar, como las fotos de una boda dentro de un archivo rar con clave. Ante esto considerar al usuario de P2P como un delincuente es inaceptable. El P2P es una herramienta muy interesante, pero como todo depende del uso, el cuchillo es muy interesante y valioso para comer, pero un terror si es para apuñalar. No podemos decir que todos los usuarios de cuchillos somos criminales, por la misma lógica que no se puede decir que todos los usuarios de P2P son delincuentes. ¿Acaso en el anteproyecto de ley se habla de cortar Internet a los usuarios de P2P? o ¿sólo a los usuarios de P2P que descarguen copyright?.

El segundo aspecto a valorar es qué se considera un trabajo, es decir, una actividad digna de ser remunerada. Para los liberales esta actividad se basa en un tiempo que alguien dedica a algo y esto merece una retribución en función del producto. En cambio para los marxistas el salario está en función del tiempo empleado y no del rendimiento económico de la labor. Ante esto los derechos de autor de un producto, entran dentro de otro tipo de remuneraciones no directas al tiempo dedicado.

Un caso similar a lo que son los derechos de autor es el de las patentes, entendiéndolas como un beneficio que se otorga a un creador, que una vez demostrado que el invento es útil se le ceden los derechos de explotación por un tiempo limitado. Hay que tener en cuenta que la patente evita la copia inmediata, lo que permite al autor amortizar el tiempo dedicado a la innovación a posteriori, es decir, una vez llevado a cabo el hecho permite recuperar la inversión en tiempo.

Pero las patentes tienen un componente de utilísimo del producto, con lo que las creaciones artísticas no entran dentro de este aspecto del trabajo. De este vacío en el campo surge el derecho de autor, no entendido como una posibilidad de obtener beneficio, sino más como un ejercicio de la libertad de expresión en la que una persona consigue plasmar su pensamiento. De esto se entiende que la obra y el productor de ella son una misma cosa, y el autor se hace cargo de ella.

El problema surge cuando el derecho de autor deja de ser un derecho moral y se convierte en económico. En ese momento la cultura deja de ser una forma de expresión para pasar a ser un producto, mejor dicho, bien nobiliario. Entendiendo que la cultura produce beneficio, no por el tiempo de producción artístico, sino por la posesión de un derecho de explotación, como en el caso de las tierras nobiliarias. El beneficio que surge del arrendamiento de estas a los campesinos es por un derecho de posesión, no del tiempo que han dedicado a algo. Es más, el derecho de posesión en caso proviene de generaciones anteriores, sin que el propietario haya realizado ninguna acción en su vida para ser rentista, más que nacer en una familia con posibles. Un rentista gana dinero sin necesidad de ser o desarrollar labor alguna.

Ante esto, entiendo que el copyright es una forma de feudalismo moderno, en el que el derecho de las canciones supera la propiedad intelectual, y trata de formar rentistas, considerando que una creación se posee. La cultura deja de ser popular para pasar a ser un bien privado que se alquila o se vende. Pero el mayor problema radica en que los artistas ceden los derechos de las canciones a las discográficas o a las editoriales, quedándoles un porcentaje muy bajo del beneficio. Así el rentismo cultural apenas pertenece al creador, sino que se lo quedan determinados grupos editores. De este modo es normal que estos beneficios nobiliarios-creativos sólo interesen a ex-creadores o a creadores con grandes ventas en formato CD o libro.

Ante esto , considero que el problema que presenta la actualidad es que las formas de producción se han abaratado, y cualquiera con un mínimo de talento y conocimiento se puede expresar por Internet. El problema radica en que los beneficiarios del feudalismo cultural están perdiendo poder de influencia y beneficios económicos. La guerra del P2P excede de los intereses de difusión cultural y se centran en el poder de decir qué oír, qué leer, qué es cultura y de cobrar por ello.

Anuncios

Acerca de jjbarba

Profesor con dudas, estudiante curioso, Maestro de nada, aprendiz de todo, Experto en utopías, soñador ambicioso.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones sobre el día a día y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Cuando los derechos de autor se convierten en un bien feudal

  1. duczen dijo:

    (Mañana no estaré y no podré contestarte, sorry).

    No voy a opinar sobre el p2p ni sobre el proyecto de ley ni los derechos de autor, sino sobre tu post en concreto.

    Por regla general en internet hay muy pocos comentarios que se dediquen a fomentar el diálogo y a permitir a quienes reciben la crítica mejorar, reconsiderar o aprender sobre sus textos. Generalmente solemos apoyar con vítores y demás o criticar ferózmente, pero casi nunca construir, argumentar, compartir, debatir. Sí estoy equivocado, que me digan dónde tengo que ir…
    Este párrafo lo he escrito para matizar la intención del siguiente.

    La primera parte de este post es superflua, no aporta ninguna idea que no se haya presentado antes y que quienes siguen estas polémica ya tienen más que asumida. No es que sea un problema ni una deficiencia, sino que quien quiere ser crítico, y tú lo pretendes, debe profundizar y no explayarse en lo obvio como sí fuera el meollo del asunto. Porque tampoco es una preparación para el posterior desarrollo del post, son dos partes diferenciadas cláramente. Me da la impresión de que otorgas importancia a lo que no lo tiene por el hecho de ser tú quien lo señala. El mensajero por encima del mensaje. Estaré equivocado, soy muy susceptible a las opiniones por imagen y no por su esencia… Dicho con cariño, que soy fan de tus reflexiones, las comparta o no.
    😉

    Sin embargo el resto me resulta más interesante, en la línea de lo que sueles escribir, cuando tienes algo que decir, sabes de lo que hablas y pones nombre a las ideas que muchos no tenemos habilidad para reconocer. Cuando te centras en temas que dominas y/o por lo menos tienes las ideas claras. Hay está tu toque diferenciador.

    En fin, que soy un malaje de mierda, etc etc etc y debo estar con las ideas cruzadas… pero me parece interesante decirlo, no lo de malaje, sino lo anterior.
    :DD

    Repito, es mi primera impresión y puede que errónea.

    Pd. Mucha gente dedica parte de su tiempo al margen del copyright y parece que no pintan nada en esta cultura de debate que tenemos ahora mismo.

  2. empezamos mal

    “Después de varios días leyendo referencias a la posibilidad de cortar el acceso a Internet por utilizar programas de intercambios de archivos”

    no es eso. es más bien. no te van a cortar internet por usar P2P. tendrían que cortarle internet a 15 millones de personas y eso no es viable; ni logistica ni económicamente

    es más:

    “Después de varios días leyendo referencias a la posibilidad de que una comisión creada por el ministerio de cultura pudiese tener el poder de cerrar webs (si están en españa) o deshabilitar su acceso (si están en el extranjero) si consideran que incumplen los derechos de autor”

    es mucho más fácil criminalizar a la gente que comparte primero que parar el tema al final.

  3. duczen: casualmente, esa gente que dedica parte de su tiempo al margen del copyright no están en el negocio, que es de lo que está hablando en este debate el gobierno, las discográficas y las asociaciones de autores; no de cultura, sino de la viabilidad económica del modelo de venta de cultura actual. Y en pos de esa viabilidad están dispuestos a sacrificar la vía judicial, ya que no les da resultados.

  4. “No podemos decir que todos los usuarios de cuchillos somos criminales”

    has caído en la trampa de considerar que aquel que se descargue un contenido es un criminal… metáfora poco viable. es como hacer dicha comparación con alguien que se presta un libro

    en cuanto al ĺtimo párrafo, totalmente de acuerdo. la pérdida de poder se traduce en que las campañas publicitarias tienen menos efectividad, al haberse diversificado los gustos y las opciones.

  5. duczen dijo:

    La discusión, como casi todo, viene por la parte del negocio, pero como se mencionan constantemente a la cultura y cómo la estamos matando, tampoco viene mal recordar que también hay más tipos de comportamientos dentro de la cultura… que no interesan a los políticos y directivos varios, para mayor autocontradicción de sus argumentos.

  6. jjbarba dijo:

    @duzcen. Tienes razón en que el post tiene dos partes bastante diferenciadas, y que una tiene un debate público que no era necesaria. Viéndolo después de tu comentario creo que tienes razón, o me la podía haber ahorrado o haberme explicado mejor. El principal problema que veo en esa parte es cuando se trata de legislar por el método Patiño, es decir cualquier usuario de P2P es un delincuente mientras no demuestre lo contrario. Que se dé en la sociedad es malo, pero que los hacedores de leyes se salten el principio de la presunción de inocencia es peor. Además está la separación de poderes, dudosa entre legisladores y gobernantes, ya que la elegir congresistas en listas cerradas tenemos que los congresistas son vasallos de los cabeza de lista (los gobernantes). Pero si el poder más independiente (el judicial) resulta que se boicotea con una comisión que es juez y parte a la vez, los derechos de las personas quedan en entredicho, ya que la parte no sólo juzga sino que hace de verdugo.
    Así , el problema que veo consiste en que es un primer paso de agrupamiento de poderes, que van a minar la libertad de los ciudadanos. Que suceda en internet me preocupa, pero que esto pueda ocurrir con un caso como el de la niña muerta en las Canarias, al que se criminalizó al padre, me espeluzna.

  7. jjbarba dijo:

    @ ender Creo que hay un problema en cuanto a la percepción que tienes de lo que está pasando. Estás muy implicado en lo que sucede, y eso no es bueno para un análisis con perspectiva. Primero, asumir mi error en cuanto al corte de internet.
    No trato de criminalizar a nadie, lo único que trato de decir es que la presunción de inocencia es necesaria. Que no se puede juzgar nada a priori (es decir no se puede prejuzgar) y menos aún por quien no es un juez. Como decía en el caso anterior, que esto suceda en internet me preocupa mucho, pero que esto pueda tener transferencia a casos con mucha trascendencia social, como violencia de género me aterroriza

  8. no decía que criminalizases a andie. Sólo que has asumido, con la metáfora, el hecho de que un usuario que se descarga equivale a un señor con un cuchillo que mata. no es una buena metáfora, porque una de esas dos cosas está penada en el código penal y la otra no.

    un artículo muy interesante sobre los modelos de negocio en un “mundo copiable”:

    http://www.rtve.es/noticias/20091210/modelos-negocio-como-ganar-dinero-mundo-perfectamente-copiable/305282.shtml

  9. jjbarba dijo:

    Bueno, puede que no sea una metáfora adecuada. Pero me parece qeu el concepto copia privada es cuanto menos ambiguo, difuso y de dudosa aplicación en algunos casos

  10. sip. el problema es que ha aparecido un medio de distribución nuevo y hay gente que se ha quedado con el culo al aire, como con la imprenta. inevitablemente, maneras de ganar dinero han caído, y maneras de ganarlo han surgido (y no hay más que ver lo bien que le va a amazon con su kindle, o a algunos servicios de video por streaming).

    El problema de base no es el derecho a copia privada, que es básico. Ni siquiera el concepto de uso privado. El problema es que no hay ningun modelo de negocio atractivo para el usuario y las majors se han empeñado en hundir los pocos que han salido porque les revientan el clásico. Y en ese vacío de negocio, la gente que quiere consumir y las majors que no queiren que consuman, pues se ha liado.

    Luego entramos en el concepto “una descarga es una compra de menos”. ¿Es cierto? para mi, no. Por propia experiencia. de hecho, creo que funciona al revés en muchos casos. Eso sí, de seguir las distribuidoras y majors empecinadas en no crear modelos de negocios en internet, la cosa se va a convertir en eso. A medida que la tecnología avance y sea adoptada por más y más gente, quedará menos y menos gente que esté dispuesta a comprar un cd (más bien, que tenga un lector de cd :-))

    ¿Es la solución perseguir el intercambio? creo que no. Hay que hacer los deberes y ofrecer un producto atractivo.

  11. jjbarba dijo:

    Estoy de acuerdo en que uno descarga lo que nunca compraría. Hay cultura que gusta y se consume en cines y conciertos, y otra por la que no se esta dispuesto a pagar. De echo yo las salsa de conciertos las sigo viendo llenas y los cines…

    Pero el concepto copia privada me sigue siendo extraño. Yo cuando dejo un libro dejo mi ejemplar, no unas fotocopias de el. Es decir dejo un ejemplar original, no copias del original. Aquí es donde me surgen dudas éticas y legales que no tengo claras y sobre las que he de pensar más.


  12. Si tu tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos manzanas, entonces tanto tú como yo tenemos una manzana. Pero si yo tengo una idea y tú tienes una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tenemos 2 ideas.

    [George Bernard Shaw (Premio Novel Literatura 1925)]”

    escribo esta gonita frase para ilustrar estra otra tuya:

    “Yo cuando dejo un libro dejo mi ejemplar, no unas fotocopias de el.”

    y tú te quedas sin el libro y otra persona lo obtiene y luego te lo devuelve. y se queda sin él.

    En cambio, con una copia, ni tú te quedas sin el contenido, ni la otra persona se queda sin él.

    Yo lo veo una mejora.Lo que te crea dudas es la naturaleza del intercambio; parece que compartir conocimiento debería conllevar un esfuerzo o un sacrificio. Pero si no lo supone… ¿no es eso mejor?.

    ¿Como afecta al autor esto?. Pues igual en un caso y en el otro… en el caso individual. La duda ética y legal que tienes no tiene que ver con la naturaleza del intercambio, sino con la masividad del intercambio. El problema radica en que cabe la posibilidad de que este intercambio se convierta en el estandar de facto. Y si no hay modelos de negocio que aprovechen internet,ese es el problema. Pero no es un problema ético. Es un problema de negocios. Es como decir que es poco ético utilizar un frigorífico, dejando morirse de hambre a los hombres que vendían hielo antes de que se inventase el frigorífico.

    por otro lado, Javir Krahe ha dicho esto;

    «Las descargas de internet me halagan si no se lucran a mi costa»

    http://www.elcomerciodigital.com/20091210/aviles/descargas-internet-halagan-lucran-20091210.html

    Y si este señor lo dice, es palabra de Dios… si Dios existiese 🙂

    Marieeeeta / la bella / la traidora….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s