El compromiso con la docencia

Hay una especie de personas que no me gustan nada en absoluto: los jetas. Odio la gente que trata de aprovecharse de los demás y encima es tan impresentable que va por la vida de más listo que los demás. Hay gente a la que nos ha costado nuestras 10.000 horas de esfuerzo llegar a aprender algo que merezca la pena ser contado, como para que alguien desde su actitud se ria de ellas. O peor aún, se ria de quien con toda la emoción del que descubre el mundo comienza a echar sus 10.00 horas.

El otro día estaba preparando un taller en la Uni, como era un acto oficial había una lista de inscritos, así que pasé una lista para que firmaran, mientras hablaba con un aprendiz sobre lo que aporta la universidad de la experiencia. En ese momento oí por detrás una voz arrogante que decía a una chica: “quita que firmo yo y me voy”. Por supuesto que reaccioné. Le dije que de qué iba. A lo que además de jeta demostró cobardía diciendo que se iba a quedar y no había dicho nada. Ya dos defectos grandes e intolerables en un futuro maestro. Porque no sólo debemos enseñar competencias cognitivas y prácticas, sino que las competencias personales son necesarias para tratar con niños. Una buena persona e interesada en serlo, en algún momento llegara a ser buen maestro, alguien que no sea buena persona jamas será buen maestro. Porque como dice VanManen para educar es necesario que el maestro tenga tacto, y sea capaz de aprender la vida a través de la escucha del niño.

El caso que me enfade bastante y le dije que prefería tres personas comprometidas a cuarenta que no lo estuvieran, que no hacía falta que se quedara, es más, que agradecería que se fuera. Pero que me daba pena que pudiera llegar a ser maestro y dar clase a mis hijos, ya que con esa actitud no aprenderían ningún valor positivo.

Respecto a esta bronca, puede que parezca excesiva, pero era totalmente necesaria. Sus compañeros, en la gran mayoría, son personas comprometidas y que están haciendo un esfuerzo bastante grande por formarse y llegar a ser buenos maestros. No se puede premiar a los que se ríen de su trabajo, primero, porque no es justo para los comprometidos, y segundo, porque puede fomentar que piensen que a los jetas les va mejor. Y aun peor, pueden convertirse en uno de ellos. Pero bueno, en este caso acabaron contentos con el taller y dicen que les sirvió, por lo menos para pasárselo bien, ademas de aprender alguna cosilla. Ademas se que por los pasillos defienden mi reacción, ya que ellos están hartos de esa actitud. Quizás les falta enfrentarse al problema de cara, pero paso a paso.

Creo que como profesor universitario de magisterio no sólo tengo que certificar que los estudiantes saben el currículum, las leyes, que es un criterio de evaluación, o como se hace una actividad. También he de valorar quien es comprometido, a quien le interesa la educación, quien tiene actitud crítica para mejorar, quien sabe trabajar en equipo… Claro que valorar cosas de las de “si o no” es fácil, pero valorar el compromiso de alguien es muy difícil y no se puede hacer mediante un examen. Sólo el día a día nos permite saberlo. Pero para eso yo también tengo que tener la puerta del seminario y el e-mail abierto a cualquier hora y para cualquier demanda o necesidad, ya sea pedagógica o personal. Porque para pedir compromiso con la docencia, yo tengo que ser el primero que lo demuestre, porque los valores no se estudian, se demuestran en la vida cotidiana.

Anuncios

Acerca de jjbarba

Profesor con dudas, estudiante curioso, Maestro de nada, aprendiz de todo, Experto en utopías, soñador ambicioso.
Esta entrada fue publicada en Actividad de formación, Universidad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El compromiso con la docencia

  1. duczen dijo:

    Me tenía que haber ido contigo a Segovia, por lo que te he entendido, sólo le faltaba ya sentirse superior a otra persona tan sólo por el hecho de no pertenecer a su sector y por ello despreciar sus conocimientos… y eso a mi me enciende casi más más que Scarlett Johanson cantando una canción de Jarabe de Palo al estilo Barbra Streisand *.

    En serio, intentar educar no sólo con los temarios, sino con el ejemplo, en la vida misma, porque somos personas no sólo mientras trabajamos, sino siempre, es una tarea ardua. ¡Suerte!.

    Espero que tu reacción, necesaria, no fuera una pérdida de papeles, clase, categoría… y virginidad (la que te quede). Hay que decir las cosas claras, pero sin caer en lo que denunciamos.

    * Es una broma local.

  2. jjbarba dijo:

    Ya te dije que te vinieras. Lo hubieramos pasado bien. 1 impresentable no puede con 45 comprometidos.

    Ya sabes que yo no grito, ni amenazo, ni insulto, ni hablo pisando el turno de palabra a nadie; pero lo que tengo que decir lo digo.

  3. duczen dijo:

    Oye, no tengo costumbre, pero sí me pongo lo mismo puedo con los 45…

  4. jjbarba dijo:

    Hombre cualquiera puede hacer el mal a gran escala. Es más fácil llevar a 25 por el mal camino que a uno por el bueno. entendiendo por el bueno el de la voluntad y el malo el de la pereza. Hacer lo que uno mismo quiere es de las cosas más duras que conozco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s